jue

07

nov

2013

¿QUE GANA TU HIJO/A SI LE CASTIGAS SIN ENTRENAR?

A menudo se recurre a este método de castigo, generalmente por malas notas. Pero, ¿sirve realmente de algo?. Puede funcionar al principio, pero, a medio o largo plazo no surte el efecto deseado. El entrenamiento y la práctica deportiva en general no tiene porqué ser un obstáculo al rendimiento escolar, sino al contrario.

 

PUBLICADO EN puntofuertebalonmano.wordpress.com por Kike "kikecoach" Fernández, basado en un artículo de la psicóloga Yolanda Cuevas Ayneto.

Ayer, en la típica reunión de padres de jugadores (en mi caso infantiles), se tocó el tema de los estudios y de que se les controlarían las notas para jugar o no el partido del fin de semana. La mayoría de padres asintieron aprobando la medida, pero yo me negué en rotundo.

Verán, tengo un hijo que suspende, como todo el mundo, las asignaturas que no le gustan o le dan más pereza, o para las que no tiene ningún talento. La responsabilidad de ello es mía y sólo mía. Está bien que les inculquen el deporte desde el estudio, pero después de leer un artículo de una compañera de certificación, la psicóloga “Yolanda Cuevas” (le pedí permiso para publicarlo porque creo que simplemente es genial), intentaré que hagamos una pequeña reflexión. Todo el mundo tiene derecho a pensar sobre el tema lo que considere oportuno y mejor para sus hijos:

¡CASTIGADO! ESTA SEMANA NI ENTRENAS, NI HAY PARTIDO, ASÍ APRENDERÁS…. 

Todos conocemos esta frase pero, ¿sirve de algo? Sabemos la gran lista de beneficios físicos que tiene el deporte:

- fortalece los músculos y huesos.

- previene la obesidad. 

- previene el riesgo de enfermedades tales como la diabetes.

- puede corregir posibles defectos físicos.

- ayuda a coordinar movimientos.

- estimula la higiene y la salud.

- duermen mejor…

Pero, ¿y cómo herramienta educativa y psicológica? El cerebro de un niño/a deportista es más activo, la atención y la concentración toman protagonismo, escuchan, asimilan, actúan según directrices de sus entrenadores y a la vez se centran en movimientos sin perder de vista a sus compañeros. Es su día a día en el entrenamiento.

Su práctica fomenta el ser perseverante, tolerar el error propio y el de los compañeros y aprender de ellos como parte del proceso de  aprendizaje. Los niños se sienten de este modo protagonistas activos de su aprendizaje repercutiendo de una manera valiosísima en su autoconfianza, autoconcepto y autoestima,compañeros de viaje a lo largo de todas sus vidas.

 

 

Cada día que privas a tu hijo/a de la práctica deportiva impides su desarrollo físico, mental y de su larga lista de beneficios. Desde pequeños la clave es establecer los límites con firmeza y alternativas educativas ingeniosas para que el castigo sea la excepción y no la regla. En muchos casos, el castigo extingue la conducta de manera puntual,pero la raíz del problema no se soluciona y muchos niños/as siguen “haciéndola” cuando pueden o cuando creen que no les ven.

El castigo de moda: “Te dejo sin…” Está demostrando que no es efectivo y de allí conocidas expresiones: “le da igual que le deje sin…” Porque para que sea castigo educativo tiene que suponerle un esfuerzo, algo que le ayuda a autocontrolarse. Si le castigas sin ir a entrenar no sólo no hace el esfuerzo que tenía que hacer para desplazarse, sino que además deja de hacer lo que estaba haciendo, no cumple con el compromiso que tiene con sus compañeros etc… Es decir, estás fomentando la no responsabilidad. Reflexión: pautas claras y dialogo en el momento adecuadopara transmitir las normas es la clave para un nuevo comienzo.

Aprenden a socializarse con nuevos compañeros, a ganar y compartir triunfos, a perder y saber tolerar la frustración, a experimentar emociones, a controlar la impulsividad en unos casos y vencer la timidez en otros, a reducir la ansiedad; a respetar las normas, al entrenador, a los jugadores rivales y a los árbitros. Aprenden a aumentar su confianza (porque de cada uno depende el resto del equipo),  se crean lazos de ayuda entre ellos, se fomenta la colaboración, se promueve una mejor gestión del tiempo al tener que estudiar o hacer deberes, les enseña a fijar metas, les desarrolla habilidades como el pensamiento estratégico, la capacidad de liderar, se les desarrolla pertenencia a un grupo con intereses y objetivos comunes, se les enseña a ser responsables y a cumplir con lo que uno se compromete y se comienza a desarrollar el hábito deportivo.

Entonces, desde mi punto de vista como padre, como entrenador y como coach deportivo, ¿qué ganas castigando a tu hijo sin entrenar o jugar? ¿tendrá más tiempo para estudiar? Posiblemente sí, pero ¿usará ese tiempo para ello? Los expertos dicen que hay un límite, que cada 45 minutos se debe dar un descanso, ¿entrenando a media tarde en lo que les gusta y les motiva? Si tu hijo está muy comprometido con el grupo, con su deporte, con darlo todo entrenando…

¿Qué mensaje le estamos dando si le quitamos, por ejemplo, el partido? ¿se ha esforzado? ¿ha cumplido con su compromiso? ¿crees que debería obtener su premio y apoyarlo el sábado en la competición? El día es sobradamente largo para que dé tiempo a todo, sólo hace falta un plan de acción para que organicen su tiempo, para que aprendan a hacerlo. Dejemos que desarrollen su talento, que experimenten para encontrarlo. No digo que vivan del deporte y menos del nuestro, aunque quién sabe s¡ algunos se ganarán la vida con esto el día de mañana…ya sea jugando, entrenando, arbitrando etc.  Lo que sí creo es que esta forma de aprendizaje les puede aportar otras muchas cosas en su vida.

Nuestra educación está hecha para sacar personas en serie con un pensamiento y habilidades comunes. Empecemos a dejar volar el talento de las personas para que luchen por sus sueños. ¿Os preguntáis que notas sacaban Rafa Nadal, Miguel Induráin, Michael Phelps, etc…? ¿Y si sus padres hubieran coartado su talento por un par de suspensos de mates? Lo que la sociedad se hubiera perdido…

Pensar que cuando castigáis a vuestro hijo, castigáis a todo el grupo: al entrenador y a los padres que no lo hacen. Porque todos somos una gran familia con la que nos comprometemos al inicio de la temporada y si un miembro de ella falla, todos lo sufrimos. 

Publicado por @kikecoach en: puntofuertebalonmano.wordpress.com

Click para ir al artículo
Ir al artículo

Escribir comentario

Comentarios: 18
  • #1

    Kike Fdez (lunes, 11 noviembre 2013 13:54)

    Agradecemos una vez más el que hayáis difundido el post! Ya vais por más de 2000 visitas, desde vuestra web y gracias a vosotros..

  • #2

    marisaalapont@yahoo.es (lunes, 11 noviembre 2013 15:53)

    Un artículo muy acertado e interesante. Felicidades por la difusión.

  • #3

    Héctor (lunes, 11 noviembre 2013 16:18)

    Exacto! De acuerdo al 100%. Yo también he cometido ese "error" un par de veces y, efectivamente, no sirve para nada. Sólo para que tanto mi hijo como yo pasáramos un mal rato. Con esos castigos pierdes más que ganas.
    Un saludo desde Zaragoza

  • #4

    vale (lunes, 11 noviembre 2013 19:34)

    Encontre muy acertado el articulo, realmente no se saca nada y por el contrario loa hacemos usar ese tiempo en cosas que no son valiosas...
    Saludoa desde Chile

  • #5

    juan jose (lunes, 11 noviembre 2013 20:12)

    Gracias por hacer que realmente entendiera que el castigo de no entrenar o jugar no sirva para nada ya que yo pensaba lo contrario. Desde tenerife y padre de un juvenil

  • #6

    Francisco Ardiles (lunes, 11 noviembre 2013 21:37)

    Extraordinario, como entrenador de Basquetbol me sucede exactamente lo mismo, los padres que no han sido deportistas, esto no lo entienden, y buscan metodos algo extremos, para que los chicos estudien bajo presión, muy bueno el articulo, felicitaciones lo publicare en el facebook de mi club, un abrazo a todos.
    Desde Viña del Mar, Chile

  • #7

    Pablo (lunes, 11 noviembre 2013 22:07)

    si no hace goles lo dejan sin colegio??....

  • #8

    kike fdez (martes, 12 noviembre 2013 14:10)

    Me encantan todos lo comentarios. Os lo agradezco de verdad, ya que en mi triple papel, como padre, entrenador y coach siempre he luchado por ello, hasta en casa jeje vosotros y los mas 17000 lectores, me habéis dado una fuerza descomunal., muchisimas gracias

  • #9

    jaume (martes, 12 noviembre 2013 22:06)

    Cuanta verdad contiene el articulo.
    Muchos padres y educadores tendrian que leerlo.
    Bueno muy bueno.

  • #10

    Sofia (miércoles, 13 noviembre 2013 03:24)

    Totalmente de acuerdo, ojala que el articulo y este pensamiento tenga mucha repercusión así no le sacan a los chicos lo lindo y hermoso que es el deporte! Saludos desde Argentina.

  • #11

    Juan Ignacio (miércoles, 13 noviembre 2013 04:03)

    Encontre fantástico el artículo y estoy masificandolo para que los padres y apoderados de los niños, niñas y jóvenes que estan en el deporte lo vean y entiendan el proceso deportivo que se esta llevando adelante, Saludos desde Chile

  • #12

    Claudio (miércoles, 13 noviembre 2013 17:09)

    Excelente y 100% de acuerdo!

  • #13

    Juan Cruz Vazquez (miércoles, 13 noviembre 2013 17:19)

    Mis papas no me dejan ir a entrenar, si bien es por motivos de salud que yo ya me siento en perfectas condiciones para volverte a las canchas, se que el equipo me necesita. Ademas que me aburro estando en casa. Saludos, desde La Pampa. Aguante belgrano

  • #14

    Javier Gustavo Rios (jueves, 14 noviembre 2013 01:29)

    Completamente en desacuerdo con tu articulo. Citas ejemplos de campeones, pero no recuerdas de los cientos, sino miles de chicos que sin recibir alguna reprimenda o castigo, nada aprenden. Ciertos tipos de castigos son límites, y sin límites nuestros hijos/as hacen lo que quieren. Dónde están ahora los padres de Justin Bieber, o la otra famosa cantante norteamericana que se pasan de alcohólicos y drogados. Podremos equivocarnos como padres, pero educar es correr ese riesgo, para que nuestros hijos/as, algun día valoren, que solo fue buscando su bien.

  • #15

    Kike Fdez (jueves, 14 noviembre 2013 09:31)

    Estas en tu derecho de tener tu opinión y gracias por compartirla, pero normalmente los chicos que están en un parque fumando y bebiendo, son chicos a los que no se les han inculcado valores, esos valores te los da la educación en casa o en el deporte, no en el colegio donde están para enseñar un temario y punto ya depende del esfuerzo de muchos profesores que hacen ese algo más que se necesita, porque sino quieren estudiar no lo harán,y si tampoco tienen deporte se van de las manos, en ningún caso estamos diciendo que dejen de estudiar para entrenar, sino entrenar para no hacer otras cosas que son las que les quitan tiempo, el banco de un parque, las redes sociales, consolas etc...y los beneficios que tiene, muchas gracias por tu punto de vista.

  • #16

    ricardo (viernes, 15 noviembre 2013 01:17)

    No sirven esa clase de castigos. Hay que darles con el cinto hasta que queden tirados en el piso.
    Ahi se terminan los problemas

  • #17

    velasque ibalo victor (lunes, 25 noviembre 2013 06:41)

    hola soy entrenador tambien, y siempre trato de hacer razonar a los padres de que esta medida no es la correcta, pues no va a entrenar, pero esta con la bici o la compu el tiempo que quiere, lo que lo lleva a que no es un castigo.seria mas un premio, me gusta el tema para compartir y debatir con mas padres. abrazo

  • #18

    YOLANDA CUEVAS AYNETO (jueves, 26 diciembre 2013 01:36)

    Gracias por el interés y difusión.
    Recordemos la necesidad de límites y normas pero no al castigo generalizado y unido a la práctica deportiva. Está demostrado que a la larga no ayuda a que los niños y jóvenes se responsabilicen con sus estudios.
    Fomentemos la práctica del deporte sin excusas, ni a menazas, ni castigos.
    Un saludo

    Yolanda Cuevas Ayneto
    Psicóloga de la Salud y el Deporte
    @YolandaCuAy
    www.yolandacuevaspsicologa.wordpress.com